Journal of #SOCMINT: Inteligencia Colaborativa: Un Recurso para la Innovación Abierta

Click on Image to Enlarge

Click on Image to Enlarge

#SOCMINT  Use Google Translate at top of middle column.

Si yo sé algo que tú no sabes sobre lo que tú estás trabajando y tú sabes algo que yo no sé, lo lógico sería colaborar. Pero, si yo te lo cuento existe el riesgo de que tú se lo cuentes a otros,  impidiendo o reduciendo el beneficio que yo pudiera obtener por ello, o que revelándote una parte, me des las gracias y completes el resto por tu cuenta. Este es uno de los argumentos que el premio Nobel de Economía de 1972, John Kenneth Arrow, daba para explicar que en la actividad inventiva existe un fallo de mercado y justifica la intervención de los poderes públicos para que no se produzca una escasez de recursos en ella. El modelo de innovación de la “Factoría de Inventos” de Edison, donde todo se cocía internamente, incluso el carácter individualista y la fama de jugador duro atribuidos a éste, responden a un planteamiento cerrado de la innovación, una traducción del dilema presentado por Arrow.

Sin embargo, este planteamiento resulta contradictorio con la naturaleza creativa  propia de la innovación. Crear es fundamentalmente asociar, conectar, explorar, cuestionar y relacionarse. Quizá por eso cada día aparecen más innovaciones y nuevas empresas fruto de procesos colaborativos y asociaciones no siempre evidentes, como pueden ser los casos de BMW y Peugeot-Citröen que están desarrollando un nuevo concepto de vehículo híbrido conjuntamente, Lego, que obtiene propuestas de nuevos diseños de sus clientes más acérrimos y finalmente fabrica los que tienen mayor demanda, o ESMT, una escuela de negocios de Berlín fundada por los propios negocios[1].

¿POR QUE NO DEBEMOS RENUNCIAR A LA INNOVACIÓN ABIERTA?

Junto al potencial éxito atribuible a abrir espacios para la innovación, el mundo académico representado por Henry Chesbrough y Clayton Christensen justifican la necesidad de plantear la innovación en abierto (Open Innovation) aduciendo que:

  • Las empresas no deben limitar su investigación a aquello cuyos itinerarios conducen a sus mercados  presentes.
  • Para gestionar la investigación hay que gestionar la Propiedad industrial:
    • Accediendo a Propiedad Industrial de fuera de la empresa.
    • Beneficiándose de la PI propia por nuevas vías.
  • Los investigadores deben ampliar sus roles, como compra/ventas de conocimiento y generadores del mismo.
  • No tenemos por qué tener la propiedad de la investigación para aprovecharnos de ella.
  • No toda la gente lista trabaja para nosotros.
  • Debemos saber reconocer la investigación excelente, para lo cual debemos tener gente inteligente y por consiguiente también hemos de hacer investigación.
  • Debemos competir y al mismo tiempo colaborar para avanzar en tecnología. El propio proceso de investigación nos puede ayudar a definir cómo colaborar.

Entienden la innovación abierta como “la disciplina y práctica de sacar partido de los descubrimientos de otros no considerados obvios, como fuente para el proceso de innovación, a través de relaciones formales e informales”[2]. Es precisamente la recurrencia a relaciones informales lo novedoso de la innovación abierta.

En 1999 P&G decidió cambiar su planteamiento de la innovación. La empresa decidió ampliar su I+D interna al mundo exterior a través de un programa llamado “Connect & Develop” (conecta y desarrolla). Creó una posición con el título de Director de Innovación Externa y mantiene un objetivo de que el 50% de sus innovaciones vengan del exterior[3]. Desde otra perspectiva, ya en 1990, 3M desarrolló un proceso mejorado de innovación denominado   “Lead User Process” (Proceso del Usuario Líder) consistente en obtener ideas para nuevos productos a partir del mejor entendimiento de la forma en que los usuarios los utilizan y transforman para sus necesidades[4].

Sin duda, el avance de las TICs y su creciente usabilidad abren las puertas de la innovación para más empresas y personas, pero además estas mismas están facilitando la conexión y las relaciones entre personas que permiten la colaboración para el intercambio de información, conocimiento, materias primas de la innovación, o lo que es lo mismo, base natural de las nuevas disciplinas creadas alrededor de lo que se esta llamando INTELIGENCIA COMPETITIVA, CURACION DE CONTENIDOS o Vigilancia Tecnológica

PRACTICANDO LA INNOVACIÓN ABIERTA:

En este torbellino innovador está creciendo el número de empresas en la red que ponen en contacto la oferta con la demanda tecnológica, facilitan la localización de expertos para cuestiones concretas, crean retos para la solución de problemas, o abren ventanas para aportar ideas que  definen los marcos o los imperativos que las soluciones requieren. Se les denomina Aceleradores de Innovación Abierta (Open Innovation Accelerators, OIAs) y  consiste en verdadera inteligencia colaborativa al alcance de todos y a precios muy asequibles en la mayoría de los casos. Actúan como mediadores, alineando las diferentes formas de pensar de unos y otros, y se convierten en expertos al ir acumulando conocimiento de un proyecto a otro. Es particularmente interesante que abordan dos aspectos o etapas críticas del proceso de innovación: La búsqueda de ideas (co-creación) y la búsqueda de soluciones:

Co-creación: Consiste en obtener ideas y conceptos a partir de los usuarios, clientes o personas creativas, o expertos en la materia que aportan ideas para entender mejor la cuestión a abordar (insights) y los imperativos o exigencias que cualquier solución debe incorporar. Conducen a entender exactamente cuál es la NECESIDAD. Habitualmente funcionan  lanzando concursos de ideas, solicitando la participación de manera activa y creativa de los usuarios o creativos. Véanse como ejemplos:

inteligencia-colaborativa-y-innovacion-abierta

Soluciones: Consiste en algunos casos en obtener para las empresas propuestas concretas que resuelven problemas que los aceleradores plantean en forma de retos o concursos. En otros casos se trata de un servicio de puesta en contacto de la demanda con la oferta. Como ejemplos véanse:

Inteligencia competitiva o colaborativa ¿no os parece que son dos caras de la misma moneda?

Rafael Zaballa es Socio Director de imageo empresa especializada en innovación y gestión del conocimiento aplicado en organizaciones.

 


[1] Para ver ejemplo interesantes de proyectos innovadores en colaboración, les recomeindo el libro CORNELLÁ Alfonso (2012): “La Solución Empieza por Co: Hacia la Sociedad y economía de la Colaboración”, Zero Factory,Libros Infonomía. Muy ameno, sencillo de leer y lleno de fotografías.

[2] Frank Piller (MIT smartcustomization & RWTH Aachen)

[3] CHESBROUGH Henry (2006): “Open Innovation”, Harvard Business School Press

[4] VON HIPPEL Eric, THOMKE Stefan, SONNACK Mary (1999): “Creating Breakthrouhgs at 3M” en Harvard Business Review

on Innovation, Harvard Business School Press

Related Articles: